Mes: enero 2015

Marsella

Marsella

Profunda, con mucha carga sentimental, aunque con algunas deficiencias en la trama. Así es Marsella, la historia de dos madres que pelean por una misma causa, su hija. Una es madre biológica, la otra es de acogida, pero ambas sienten lo mismo hacia la pequeña Claire. Esta situación nada fácil queda reflejada a la perfección.

Tanto Goya Toledo como María León hacen un gran trabajo en este film de Belén Macías, pero tengo que destacar la grandísima actuación de la segunda, que contra todo pronóstico parece haber nacido para hacer los dramas más duros. Sólo con su mirada puede trasmitir el mayor de los sufrimientos, y eso en esta película era necesario. María León consigue transmitir a través de la pantalla dolor, coraje y rabia, y su interpretación es probablemente lo mejor de esta película.

Aunque sus dos madres ficticias casi lleguen a eclipsarla, Noa Fontanals, la actriz que interpreta a Claire, la niña, hace un papel muy importante en la película, y lo desarrolla con una naturalidad sorprendente.

A pesar de que la trama central se desarrolla de forma correcta, hay elementos que no encajan mucho con la historia, como es el transporte del paquete, que, aunque necesario, podría haberse enfocado de otra manera, sobre todo a la hora de su resolución. Sin embargo, los elementos de acompañamiento de la trama principal son bastante buenos, como es el hecho de incluir a los personajes interpretados por Álex Monner y Eduard Fernández, que aportan el aire fresco y la simpatía que le hace falta a la película para contrastar con el drama que envuelve toda la historia, además de transmitir una naturalidad necesaria cuando en la gran pantalla se abordan este tipo de historias.

Calificación 3

Anuncios

Begin Again

Begin again

Algo de drama, algo de comedia, mucha nostalgia, pero también mucho buen rollo, porque si algo consigue esta película es sacarte una sonrisa y dejarte esa sensación de felicidad tras acabar de verla.

Begin again ha conseguido sorprenderme, ya que no se trata de la típica comedia romántica, como en algún momento puede parecer, y además no es nada previsible.

El eje principal es la música, que está integrada perfectamente en la historia sin que en ningún momento se haga monótono o aburrido seguir escuchándola, además cuenta con una muy buena banda sonora, algo que ayuda. La importancia que tiene la música en esta película es muy grande, pero también es importante la crítica que hace a la industria musical.

Keira Knightley nunca fue santo de mi devoción, pero en esta película encaja muy bien al lado de Mark Ruffalo, quien se va creciendo a medida que transcurre la película. La química entre los personajes es otro punto que hace especial a este filme, en el que destaca también la actuación de Adam Levine, a quien además podemos escuchar cantar en varias ocasiones.

Esta película, además de otras cosas, es la muestra de que no siempre hay que hacer los mismos finales, porque los finales bonitos y felices no tienen por qué ir acompañados de los mismos “topicazos” de siempre.

Calificación 4

Lucy

Lucy

Llego un poco tarde a criticar esta película, llego cuando ya ha recibido muchísimas críticas malas, y escasas críticas buenas.

Para mí, esta película no llega al probado. Lo cierto es que no se hace larga, quizás porque durante toda la película estás esperando que pase algo más. No resulta lenta, comienza con buen ritmo y no lo pierde durante toda la película, pero esa velocidad con la que cuenta una historia tan aparentemente compleja, hace que todo parezca bastante ilógico e incongruente, algo que en una película de ciencia-ficción se nota mucho más que en otro género.

En muchas ocasiones este filme peca de acción gratuita, y acompañada de un guión bastante pobre hace que un proyecto con un buen reparto se quede en una película mediocre y decepcionante.

Supongo que el final será como todo, habrá espectadores a los que les guste y espectadores a los que no, pero lo que está claro es que deja mucho que desear, sin apartarse de la incongruencia que acompaña a toda la película.

Calificación 2

Vamos de polis

Vamos de polis

Vamos de polis es una comedia que promete algo más de lo que da. Comienza ofreciendo situaciones banales y cómicas (aunque bien contextualizadas en un ambiente lógico y real) con algunos puntos que hacen aflorar la risa floja en el espectador, sin embargo, a medida que el largo transcurre, la sensación de estar viendo una película hecha únicamente para reír, se desvanece.

Se pretende crear una atmósfera de criminalidad con elementos de película policíaca utilizando el atrezzo de los personajes, lo que le da, inevitablemente, un toque de intriga a esta trama, en la cual no profundiza lo más mínimo (ya que no es el eje principal), pero le sirve para rellenar buena parte de los minutos.

Los personajes protagonistas (Jake Johnson y Damon Wayans Jr.) se complementan a la perfección, tanto en lo que a interpretación se refiere como a los propios personajes, que se aportan mutuamente los detalles de los que carece el otro.

Sin duda, la elección de los actores protagonistas es el mayor acierto del film, pues esta pareja cómica provoca la mayoría de las risas de la película, ayudada de unos buenos guiones, naturales y sin caer en los tópicos para hacer reír. La película tenía esta ventaja añadida a la hora de divertir, y la ha aprovechado, aunque creo que podría haberle sacado más partido a esos grandes personajes, he echado en falta algún que otro gag a partir de la mitad del film, ya que en lo que a momentos cómicos se refiere, la primera parte de la película gana con creces a la segunda.

Calificación 3