El Gran Hotel Budapest

El Gran Hotel Budapest

El Gran Hotel Budapest se caracteriza por una gran originalidad. Posee unos personajes muy interesantes y resulta divertida. Tampoco se puede considerar como una estricta comedia, no provoca carcajadas, pero sí tiene ese toque divertido que te saca una sonrisa.

El film de Wes Anderson tiene un espectacular dinamismo gracias a un muy correcto y original uso de planos y movimientos de cámara que favorecen el entretenimiento del espectador y que éste no se aburra. La velocidad de las escenas e incluso la velocidad de los actos o prácticas de los personajes hace que esta película sea aún más divertida y diferente.

La historia que se cuenta es una historia correcta, pero tampoco demasiado sorprendente, lo que la hace especial es su narración en forma de bucle. Hasta 3 épocas se ven en la película y dos narraciones diferentes que encadenan la siguiente.

El Gran Hotel Budapest cuenta con una espectacular fotografía, un uso de los colores magnífico y un vestuario muy acertado, así como una buena caracterización de los personajes.

La principal virtud de esta película está sin duda en sus aspectos técnicos, sin menospreciar los divertidos diálogos y la construcción de personajes.

Calificación 4

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s