18 edición Festival de Cine de Málaga

Tiempo sin aire

Tiempo sin aire

Tiempo sin aire es una película que destaca por la dureza de su trama, violenta y vengativa, y por la más que brillante actuación de su protagonista femenina, Juana Acosta.

La actriz colombiana vuelve a recuperar el acento de su tierra para interpretar a una mujer superada por sus deseos de venganza y por el dolor que arrastra desde la muerte de su hija. Ese dolor es posible apreciarlo en cada minuto del film en los ojos de Juana Acosta, que refleja a la perfección los sentimientos de su personaje, la evolución y los diferentes momentos por los que pasa.

Tiempo sin aire cuenta una historia bastante correcta, aunque se alarga demasiado en su parte inicial, donde los diálogos, la preparación de la venganza y las tramas secundarias tienen demasiado protagonismo. Sin embargo, se apresura a contar la última parte de la película, que para mi gusto, es la más interesante.

La película de Andrés Luque y Samuel Martín Mateos cuenta una historia diferente, pero muy dura, que no va a gustar a todos los públicos, pero que sí consigue destacar por su novedad y su capacidad de hacer sentir.

Calificación 3

Sólo química

Sólo química

Iba con expectativas muy bajas cuando entré en la sala de cine, aunque de una manera u otra esperaba con esperanza encontrarme algo mejor a lo que había imaginado. El argumento me llamaba la atención: chica se enamora de una estrella de cine y hace lo posible por que él se enamore de ella. Todo tan idílico que podría haber salido bien. Sin embargo, la realidad no fue esa.

Sólo química, aunque lo pretenda, no es una película para todos los públicos. Su director siempre ha hecho películas muy generacionales, y ésta no es diferente, por lo que creo que el principal error de esta producción es venderla como una película que le puede gustar a cualquiera. Tampoco quiere decir que a todos los adolescentes les vaya a gustar, pero estoy segura de que es esa franja en la que va a moverse la mayoría de su público.

Alfonso Albacete partía de una idea más o menos original que finalmente se ha quedado en lo mismo de siempre, en una comedia romántica para adolescentes con protagonistas jóvenes y guapos como reclamo.

La banda sonora, excesivamente indie, es sin duda lo mejor del film, y es donde da la sensación que se ha apostado más, ya que la música ha sido creada en exclusiva para la película. Siguiendo en esta línea, son para olvidar esos momentos de musical que ni aportan nada, ni quedan vistosos ni se entienden dentro de la trama.

Al fin y al cabo, Sólo química es una comedia romántica de manual sin más pretensión que la de entretener, y esto, aunque a ratos, sí lo consigue.

Calificación 1

Animal (Festival de Málaga)

Animal

Como película independiente y de bajo presupuesto no está del todo mal, aunque no llega a unos estándares mínimos de calidad como para pagar por ella.

Si se quiere contar una historia me parece fantástico que un equipo se arriesgue y haga una película, pero se ve que esa historia no es lo principal que se quiere cuando hay demasiada escena de sexo innecesaria.

En Animal se quieren contar muchas cosas antes de centrarse en la trama principal, pero queriendo abarcar tanto finalmente se queda a medias y no se entiende la mitad de la película. Se pretende profundizar en la mente enferma de su protagonista, pero se dejan algunas tramas incompletas.

Aunque bien construido el personaje protagonista, que es el malo de la película, me ha faltado una mejor interpretación, algo de expresión en sus actuaciones y ese punto de empatía que debería desprender por ser el protagonista.

Animal es lenta y aburrida, utiliza una dureza y una violencia que no tienen mucho sentido y las interpretaciones son muy deficientes. Además, una vez superada su fase inicial de camino a la verdadera historia, es previsible a más no poder.

Calificación 1

Requisitos para ser una persona normal (Festival de Málaga)

Requisitos para ser una persona normal

Hacía mucho tiempo que no veía una comedia romántica que fuese comedia y fuese romántica. Leticia Dolera consigue con su ópera prima una película fresca, original y diferente dentro de un género el que no es fácil destacar ni diferenciarse.

Requisitos para ser una persona normal empieza pareciéndose a una novela juvenil y termina siendo una comedia romántica con toque personal y mucha verdad. Tiene un buen guión con magníficos puntos de humor y consigue la naturalidad que le falta a la mayoría de películas de este género. Parte de una base que funciona y con una muy buena elección de los actores consigue ser una película redonda.

Dolera pretende y consigue transmitir ese deseo por no ser normal y por no ceñirse a los cánones de normalidad que impone la sociedad, incluso modifica la figura preconcebida del príncipe azul para acercarlo más a la realidad con un príncipe (Manuel Burque) más “de andar por casa”.

La fotografía y los colores complementan muy bien al guión y la de Dolera acaba siendo el tipo de película que te deja con buen sabor de boca.

Calificación 5

A cambio de nada (Festival de Málaga)

A cambio de nada

Muy sencilla y a la vez muy profunda. Muy correcta.

Daniel Guzmán se inicia como director en el cine de manera brillante. Después de muchos años ha conseguido sacar adelante la película que quería hacer, en la que habla de él mismo y de su vida, algo que le ha valido cuatro premios en el Festival de Cine de Málaga, entre ellos el de Mejor Película y Mejor Dirección.

No hay demasiado riesgo en sus formas, pero hay una gran historia que llega de verdad. Lo que se cuenta tiene mucha verdad, y las interpretaciones son todas muy buenas, algo que ayuda. Es un drama que cuenta algunas de las cosas más dramáticas que pueden pasar, pero incorpora elementos o puntos de humor muy naturales y acertados que dan un descanso al espectador.

A cambio de nada es una película que se disfruta, tiene un buen ritmo, buen guión y una muy buena construcción de personajes. Los dos niños protagonistas tienen el encanto de una juventud rebelde que se mueve por impulsos y busca su lugar en el mundo, y ese encanto reside en las diferencias entre ambos, pero el personaje estrella, sin duda, es esa mujer de 92 años que comparte apellido con el director (Antonia, su abuela), que hace reír y emociona casi al mismo tiempo.
Calificación 4

 

El país del miedo (Festival de Málaga)

El país del miedo

Interesante propuesta e interesante reflexión la que plantea sobre el miedo, pero hay elementos y personajes en la historia que carecen de sentido.

El país del miedo, tal y como su propio director cuenta, no es una película sobre acoso escolar, sino una reflexión sobre el miedo y los problemas que éste causa en la sociedad. Cuenta la historia de un padre que ve como una niña roba y humilla a su hijo en el colegio. Éste quiere hacer algo, pero acaba cayendo en su juego.

A pesar de la interesante propuesta inicial, la película se hace larga y pesada. Al partir de una novela, parece que los hechos se cuentan precipitadamente y no deja captar la esencia de la historia, sus antecedentes y sus consecuencias, que en un tema como el que aborda son fundamentales.

Con algunas buenas y regulares interpretaciones, la construcción de los personajes deja mucho que desear, probablemente por el mismo motivo, el hecho de estar basada en una novela.

La trama en sí no acaba de convencer. Se incide mucho en que el lector aprecie el miedo que los personajes sienten, sin embargo, esa insistencia sólo lleva a que al espectador le parezca que ve lo mismo una y otra vez, con distintos actos pero al fin y al cabo, la misma historia, repetida con el objetivo de hacer hincapié en ese miedo.

Calificación 2

Matar el tiempo (Festival de Málaga)

Matar el tiempo

Matar el tiempo pretende ser un thriller, pero no consigue intrigar y carece de suspense.

Esta película quiere hacer una reflexión sobre la implicación de las personas en los problemas ajenos y el peligro de las nuevas tecnologías, y para ello, cuenta la historia de un auditor americano (Ben Temple) que contrata por internet los servicios de una prostituta (Esther Méndez) a la cual unos individuos (Yon González y Aitor Luna) asaltan en su casa para pedirle algo. El protagonista, que lo ve todo a través de la webcam de ella, tendrá que decidir si implicarse o quedarse al margen.

Con personajes a medio explicar y tramas que ni se entienden ni aportan nada al desarrollo de la película, Matar el tiempo es una producción muy deficiente en cuanto a lo que se propone. Es excesivamente lenta y desespera ver cómo un buen planteamiento resulta aburrido a la hora de trasladarlo a la pantalla.

La trama es original e interesante, así como el hecho de que gran parte de la película transcurra a través de una webcam, algo que ya pudimos ver en Open Windows, aunque de un modo bastante diferente. Sin embargo, ni siquiera la originalidad de la trama consigue compensar la lentitud del film.
Calificación 1

Todo el mundo lo sabe (Festival de Málaga)

Todo el mundo lo sabe

Comencé a ver la película y creí que era lenta, hasta que me di cuenta de que realmente no iba a pasar nada.

Todo el mundo lo sabe es una película de secuencias larguísimas con diálogos eternos que para colmo se acentúan con un exceso de planos detalle, lo que hace que ésta sea una de las películas más aburridas que he podido ver. Si en vez de una sala de cine la hubiese visto en mi casa, probablemente no hubiese aguantado más de 15 minutos.

En cuanto a planos, hay demasiados contrastes. Se pasa de planos detalle a planos generales de una forma tan brusca que agobia a quien la ve. No hay apenas variedad de ellos, y eso, con los diálogos tan largos, hace que cueste mucho seguir la película.

Es original la estructura elegida, claramente diferente a todo lo que vemos, ya que lo único que compone la película son diálogos y planos detalle. Las interpretaciones son realmente buenas, sin embargo, la elección del modo de narración con esos diálogos interminables creo que no es la adecuada para contar un tema tan complicado y actual como la corrupción.

También hay que tener en cuenta a la hora de valorarla que esta película no estaba pensada para divulgación comercial y su presupuesto es bastante reducido, sin embargo, pocas cosas justifican que una película sea aburrida.

Calificación 1

Cómo sobrevivir a una despedida (Festival de Málaga)

Cómo sobrevivir a una despedida

Comedia femenina, generacional y de humor fácil.

Lo primero que a uno se le viene a la cabeza cuando ve el tráiler de Cómo sobrevivir a una despedida es que se ha pretendido hacer un Resacón en Las Vegas pero en femenino y a la española, y lo cierto es que en algunas partes sí recuerda a la americana, sin embargo, la película de Manuela Moreno no solamente habla de la juerga en sí, sino de la amistad y las relaciones que sobreviven al tiempo.

Con gags de humor bastante facilón, Cómo sobrevivir a una despedida entretiene sin más. No provoca grandes carcajadas, pero sí alguna que otra sonrisa puntual. Su ritmo decae estrepitosamente llegando el desenlace, pero aún así, da gusto ver que se sigue apostando por la comedia, y especialmente da gusto ver una comedia protagonizada por mujeres y en la que ellas son las que hacen reír.

La de Manuela Moreno es una película muy generacional y probablemente no apta para todos los públicos, ya que no va a haber esa identificación que la directora pretende. Su número musical es uno de los puntos más generacionales de la película, y además, un punto que me recuerda bastante, tanto por el número como por lo que significa a Primos, de Daniel Sánchez Arévalo, cuando los tres primos saltan al escenario para cantar una canción de los Backstreet Boys.

Calificación 2

 

 

Sicarivs: La noche y el silencio (Festival de Málaga)

Víctor Clavijo en 'Sicarivs'

Oscura, atrevida y brillante.

Sólo una noche le hace falta a Javier Muñoz para contar Sicarivs, la historia de un asesino a sueldo protagonizada por un insuperable Víctor Clavijo.

La historia, original y arriesgada, está contada prácticamente con voz en off de su protagonista, que acompañada con una mirada que lo transmite todo, le da un toque mágico. La mayor magia del film se encuentra en la aparente sencillez, en la figura de un sicario como nunca hubiésemos imaginado. Un asesino a sueldo español, normal, un tipo del que no esperábamos que tuviese escrúpulos y con el que se es capaz de empatizar a pesar de todo.

El hecho de que la película transcurra en una sola noche y con un sólo protagonista obliga a una estricta narración cronológica que no da lugar a demasiada intriga, llegando a ser ligeramente previsible. Sin embargo, el ritmo de la historia te atrapa por completo, sin darte ni un sólo descanso para bajar la guardia, y la incorporación de un flashback dividido a lo largo del film permite adentrarse aún más en la compleja y oscura mente de su protagonista.

Calificación 5