Damián Szifrón

Relatos Salvajes

Relatos Salvajes

Me ha aburrido excesivamente, se me ha hecho larguísima y no veía el momento de que terminase.

No he visto nada que merezca la pena en la película. No me he reído, no me he impresionado con nada, no he sentido angustia, ni miedo, ni esa mezcla de todo con el humor que se supone que debería transmitir una película cuyo ingrediente principal es quiere que sea el humor negro.

No encuentro lo que le ha otorgado tanto éxito y lo que ha hecho que esté nominada incluso al Oscar. Los Oscar siempre decepcionan a los espectadores, rara vez coinciden con sus gustos, por lo que tampoco le he dado demasiada importancia a la nominación. Lo que realmente me sorprende es que ha habido muchísima gente a la que le ha encantado este film de Damián Szifrón. Como todo en esta vida, y en el cine en especial, cada persona tiene unos gustos y preferencias distintas, pero en este caso no entiendo por qué Relatos Salvajes ha gustado tanto cuando yo ni siquiera he encontrado el entretenimiento en ella.

Relatos Salvajes está compuesta de seis cortos que mezclan drama y humor negro. Por separado me han resultado aburridos y sin nada especial, lo único destacable y que me ha parecido acertado es la crítica que se hace en algunos de los relatos a ciertas prácticas de la sociedad y ciertos poderes fácticos que afectan a los ciudadanos. Hasta el final del film creí que habría un punto de unión entre los cortos que cerrase un poco la película. Pero no, te sueltan seis relatos, cada uno diferente al anterior y fin de la película. No deja de ser una unión de diferentes cortos con ciertas similitudes, como el componente “salvaje” de éstos.

He leído en bastantes ocasiones que ésta es una película especialmente hecha para argentinos, dicho por ellos mismos. Actores argentinos, director argentino… Quizás éstos tengan razón y ese humor sólo lo sepan entender ellos, quizás ese sea el motivo por el que a mí me ha resultado una película de lo más aburrida.

Calificación 1

Anuncios