Juana Acosta

Acantilado

Acantilado

Acantilado tenía un argumento interesante, debido, en parte, a que se trata de una idea a partir de una novela de Lucía Etxebarría. Una trama centrada en sectas, un tráiler inquietante y un inicio en el que se muestra un suicidio colectivo, suponían un gran atractivo, pero creo que todo empieza a torcerse en la segunda escena.

Acantilado quería ser un thriller, pero es lenta, aburrida y muy complicada de digerir. Da la sensación de que se escribió el principio y el final de la historia y todo el desarrollo entre ellos es secundario, dejando de lado la coherencia y el ritmo. La trama es confusa y llena de sinsentidos. Se podría haber enfocado como una investigación policial, o incluso una propuesta personal, sin embargo, se mezcla todo sin profundizar en nada, lo que hace que la película sea totalmente vacía.

La directora no aprovecha los actores que tiene y nos muestra personajes totalmente planos, cuyos diálogos y relaciones entre ellos carecen de cualquier tipo de interés.

La directora se pierde mucho en enseñar Canarias, lugar donde se desarrolla la mayor parte de la trama, pero olvida por completo casi todos los demás elementos, creando una trama insulsa que no entretiene, no transmite y ni siquiera justifica el por qué de la película.

Calificación 1

Tiempo sin aire

Tiempo sin aire

Tiempo sin aire es una película que destaca por la dureza de su trama, violenta y vengativa, y por la más que brillante actuación de su protagonista femenina, Juana Acosta.

La actriz colombiana vuelve a recuperar el acento de su tierra para interpretar a una mujer superada por sus deseos de venganza y por el dolor que arrastra desde la muerte de su hija. Ese dolor es posible apreciarlo en cada minuto del film en los ojos de Juana Acosta, que refleja a la perfección los sentimientos de su personaje, la evolución y los diferentes momentos por los que pasa.

Tiempo sin aire cuenta una historia bastante correcta, aunque se alarga demasiado en su parte inicial, donde los diálogos, la preparación de la venganza y las tramas secundarias tienen demasiado protagonismo. Sin embargo, se apresura a contar la última parte de la película, que para mi gusto, es la más interesante.

La película de Andrés Luque y Samuel Martín Mateos cuenta una historia diferente, pero muy dura, que no va a gustar a todos los públicos, pero que sí consigue destacar por su novedad y su capacidad de hacer sentir.

Calificación 3