thriller

Acantilado

Acantilado

Acantilado tenía un argumento interesante, debido, en parte, a que se trata de una idea a partir de una novela de Lucía Etxebarría. Una trama centrada en sectas, un tráiler inquietante y un inicio en el que se muestra un suicidio colectivo, suponían un gran atractivo, pero creo que todo empieza a torcerse en la segunda escena.

Acantilado quería ser un thriller, pero es lenta, aburrida y muy complicada de digerir. Da la sensación de que se escribió el principio y el final de la historia y todo el desarrollo entre ellos es secundario, dejando de lado la coherencia y el ritmo. La trama es confusa y llena de sinsentidos. Se podría haber enfocado como una investigación policial, o incluso una propuesta personal, sin embargo, se mezcla todo sin profundizar en nada, lo que hace que la película sea totalmente vacía.

La directora no aprovecha los actores que tiene y nos muestra personajes totalmente planos, cuyos diálogos y relaciones entre ellos carecen de cualquier tipo de interés.

La directora se pierde mucho en enseñar Canarias, lugar donde se desarrolla la mayor parte de la trama, pero olvida por completo casi todos los demás elementos, creando una trama insulsa que no entretiene, no transmite y ni siquiera justifica el por qué de la película.

Calificación 1

Anuncios

Cien años de perdón

Cien años de perdón

Todo pintaba bien. La nueva superproducción de Telecinco Cinema quería ser la nueva El Desconocido, un largo de acción y suspense capaz de encajar al espectador en la butaca. El tráiler prometía un buen argumento, con acción y toques de tensión y un estupendo reparto, todo ello escrito por uno de los mejores guionistas del país. Con la promoción, a lo grande, parecía que lo que se iba a estrenar sería un nuevo taquillazo de los que gustan a todos, pero la realidad es otra, y Cien años de perdón no consigue, ni por asomo, lo que pretendía.

Cien años de perdón es un thriller (que tiene poco de thriller) que cuenta el asalto de un grupo de atracadores a la sede central de un banco. Hasta aquí, podría haber sido una película entretenida, sin más. El problema llega cuando se añade una subtrama (o quizás trama principal, según como se quiera ver) basada en la corrupción política. Pasando por encima de todo, sin profundizar demasiado en nada, la película pretende durante su recorrido que cada espectador complete su propio refrán: quien roba a un ladrón… ¿Tiene cien años de perdón? La película quiere hacer una crítica basada en el “quién roba a quién”, pero quizás esto llega demasiado tarde. En este país ya se han planteado hace tiempo otras cuestiones.

Al reparto no se le puede poner pegas. Ni siquiera se puede criticar el guión, ya que con varios toques de humor hace más amena la película, pero los personajes son todos demasiado vacíos y sabes desde el primer momento cómo es cada uno. La trama no deja lugar a sorpresas y la acción no acaba de desarrollarse de una forma atractiva como para que el espectador se meta por completo dentro de la historia. Se podría decir que es una película entretenida, cuya trama comienza muy rápido, pero habría que añadir que se hace algo larga, aún durando hora y media, y esto es debido a que la historia es demasiado insulsa. Cien años de perdón es una película muy prescindible y fácil de olvidar.

Calificación 2

El desconocido

El desconocido

“Estas cosas no pasan aquí” dice Sara (personaje interpretado por Paula del Río) en una parte de la película. Dani de la Torre ha conseguido dar la vuelta a esa frase con El desconocido, poniendo de manifiesto que en España también se pueden hacer grandes películas de acción.

El desconocido es una película agobiante, intrigante y perfectamente elaborada. Desde el minuto uno sabe lo que quiere ser y lo consigue. Mantiene al espectador pegado a la butaca y en tensión constante, que es lo que pretende.

Dani de la Torre ha demostrado ser un gran director desde su primera película y saber aprovechar al máximo los recursos disponibles. Ha conseguido hacer una gran película en un espacio reducido como es un coche, y ha sabido jugar con la técnica para mantener al espectador casi sin parpadear. Rebaja algunos momentos de tensión con planos secuencia excelentes y sabe exactamente cuándo utilizar más acción para no perder la atención del público.

Tampoco ha desaprovechado a sus actores. Luis Tosar y Javier Gutiérrez son una fantástica elección casi siempre, pero en esta película demuestran una vez más por qué son dos de los mejores actores del país. Más de lo mismo ocurre con los dos niños protagonistas, Paula del Río y Marco Ruiz, que hacen un gran papel y logran que el público empatice con la situación.

Dani de la Torre ha creado un thriller intrigante pero además con mensaje y crítica, lo que lo hace no sólo entretenido, sino necesario.

Calificación 5

No confíes en nadie

IMG_7245.CR2

No confíes en nadie es un thriller que quiere ser más oscuro e intrigante de lo que realmente consigue, en el que destaca la espectacular interpretación de Nicole Kidman.

Con un final mediocre y un desarrollo correcto, No confíes en nadie consigue entretener e incluso intrigar en muchas ocasiones, pero a veces da la sensación de una narración demasiado precipitada, y eso le provoca unas leves incoherencias en la trama producto de ser una adaptación de novela, algo que nunca es fácil.

Las historias como la que cuenta Before I go to sleep (título original) no son fáciles de llevar al cine, o que se lo digan a Christopher Nolan con la compleja Memento, con la cual es muy fácil relacionar esta película, ya que parte de la misma base y va hacia el mismo objetivo.

No confíes en nadie hace un gran esfuerzo por no ser repetitiva y lo consigue, aunque el final sea bastante más débil que el desarrollo de la trama.

Calificación 3

Matar el tiempo (Festival de Málaga)

Matar el tiempo

Matar el tiempo pretende ser un thriller, pero no consigue intrigar y carece de suspense.

Esta película quiere hacer una reflexión sobre la implicación de las personas en los problemas ajenos y el peligro de las nuevas tecnologías, y para ello, cuenta la historia de un auditor americano (Ben Temple) que contrata por internet los servicios de una prostituta (Esther Méndez) a la cual unos individuos (Yon González y Aitor Luna) asaltan en su casa para pedirle algo. El protagonista, que lo ve todo a través de la webcam de ella, tendrá que decidir si implicarse o quedarse al margen.

Con personajes a medio explicar y tramas que ni se entienden ni aportan nada al desarrollo de la película, Matar el tiempo es una producción muy deficiente en cuanto a lo que se propone. Es excesivamente lenta y desespera ver cómo un buen planteamiento resulta aburrido a la hora de trasladarlo a la pantalla.

La trama es original e interesante, así como el hecho de que gran parte de la película transcurra a través de una webcam, algo que ya pudimos ver en Open Windows, aunque de un modo bastante diferente. Sin embargo, ni siquiera la originalidad de la trama consigue compensar la lentitud del film.
Calificación 1

Frío en julio

Frío en julio

Al ver a Michael C. Hall aparecer en pantalla en la primera escena, tuve la sensación de que al menos por eso iba a merecer la pena ver la película, pero lo cierto es que no fue así. Hall (aunque sin ser él el culpable) me había dejado un regusto amargo con el final de Dexter, y no ha conseguido arreglarlo con Frío en julio.

Lo mejor de la película son los primeros veinte minutos, cuando crees que la trama va a ser otra diferente a la que te das cuenta que luego es. Está basada en el best-seller Cold in July, libro que no me he leído, aunque me gustaría saber si la trama se cuenta en el papel con tanta confusión como en la pantalla.

Frío en julio comienza intentando provocar terror en el espectador, incluyendo a un personaje que se cuela en la vida del protagonista (Michael C. Hall) y amenaza con hacerle algo malo a su hijo. Esta parte conseguía causar ese terror, e incluso llegaba a ser intrigante. Hasta ese momento, esa parece ser la trama, hasta que ese personaje “maligno” que iba a hacer daño al hijo del protagonista pasa a ser miembro de un trío “cómico” de hombres que emprende un camino en busca del hijo de éste.

No hay una trama definida, hay momentos en los que no entiendes por qué pasan las cosas, personajes que al principio parecen importantes luego no vuelven a aparecer en la película y ciertas situaciones de semi-acción cómica que descolocan al espectador. Esta película se define como un thriller de terror, pero para mí es una de las muchas películas “sin género”, que cuentan una historia de manera confusa e introducen elementos sueltos para poder llamarla thriller o terror.

La primera impresión, por su estética, es que pretende dar miedo, pero no lo da, ni mucho menos. Se hace aburrida, es estática y muy confusa.

1

Perdida

Gone- girl

Retorcida, entretenida e intrigante. Así es Perdida, la nueva película de David Fincher. Tanto el argumento (que está basado en la novela homónima de Gillian Flynn) como la ejecución son fantásticos y originales, pero es cierto que entré a la sala de cine con más y mejores expectativas que con las que salí. Me esperaba un thriller que me hiciese estar atenta a cada movimiento de los personajes y de alguna forma “resolver el crimen”, como se suele decir,  y no fue así, pero no puedo negar que es una película que entretiene de principio a fin. El eje central del largo empieza muy pronto, y a medida que van pasando los minutos mantiene un ritmo constante, gran acierto.

Perdida cuenta la historia de un matrimonio, el de Nick y Amy Dunne, la cual desaparece en extrañas circunstancias el día de su aniversario. Este personaje, interpretado de manera realmente espectacular por Rosamund Pike es de las mejores cosas de la película. Pike consigue con una mirada o un gesto que te creas completamente al personaje que está interpretando.

Fincher logra de nuevo una muy buena película para su colección; El director de Seven vuelve a mostrar de manera impecable las mentes más inusuales y retorcidas, haciendo de ésta una película que no puedas perderte, en la que, por supuesto, nada es lo que parece, o tal vez sí.

Calificación 3