Mes: junio 2015

Ahora o nunca

Ahora o nunca

Siempre me ha hecho gracia Dani Rovira con sus propios guiones y su naturalidad, y cuando se estrenó 8 apellidos vascos pensé que en una ficción sin guión propio podría perder algo de eso, sin embargo, me equivoqué. Con 8 apellidos vascos me reí muchísimo, y sabiendo que iba a protagonizar una nueva comedia, no dudé en ir a verla en cuanto pude. En este caso me equivoqué al ir con unas grandes expectativas.

A Dani Rovira se le nota una evolución como actor y lo hace realmente bien, pero Ahora o nunca, son sus escasos momentos cómicos, es el más claro ejemplo de lo importante que es un guión, y más aún cuando se trata de una comedia. Borja Cobeaga y Diego San José hicieron tan espléndido trabajo en 8 apellidos vascos, que es inevitable la comparación. Ahora o nunca no tiene un buen guión, y tiene actores cómicos a los que desaprovecha en gran medida.

La película de María Ripoll pretendía ser una comedia llena de gags, pero los momentos de risas se reducen a las cuatro cosas que muestra el tráiler. Busca crear tópicos con los personajes secundarios, pero el tópico, cuando no se lleva al límite, no hace gracia, y provoca que parezca que se recurre a lo fácil para hacer reír.

A pesar de no conseguir lo que se propone, Ahora o nunca tampoco es una película aburrida. No se hace larga, pero decepciona mucho a todo aquel que vaya buscando una comedia para reír a carcajadas.

Calificación 2

Tiempo sin aire

Tiempo sin aire

Tiempo sin aire es una película que destaca por la dureza de su trama, violenta y vengativa, y por la más que brillante actuación de su protagonista femenina, Juana Acosta.

La actriz colombiana vuelve a recuperar el acento de su tierra para interpretar a una mujer superada por sus deseos de venganza y por el dolor que arrastra desde la muerte de su hija. Ese dolor es posible apreciarlo en cada minuto del film en los ojos de Juana Acosta, que refleja a la perfección los sentimientos de su personaje, la evolución y los diferentes momentos por los que pasa.

Tiempo sin aire cuenta una historia bastante correcta, aunque se alarga demasiado en su parte inicial, donde los diálogos, la preparación de la venganza y las tramas secundarias tienen demasiado protagonismo. Sin embargo, se apresura a contar la última parte de la película, que para mi gusto, es la más interesante.

La película de Andrés Luque y Samuel Martín Mateos cuenta una historia diferente, pero muy dura, que no va a gustar a todos los públicos, pero que sí consigue destacar por su novedad y su capacidad de hacer sentir.

Calificación 3

Sólo química

Sólo química

Iba con expectativas muy bajas cuando entré en la sala de cine, aunque de una manera u otra esperaba con esperanza encontrarme algo mejor a lo que había imaginado. El argumento me llamaba la atención: chica se enamora de una estrella de cine y hace lo posible por que él se enamore de ella. Todo tan idílico que podría haber salido bien. Sin embargo, la realidad no fue esa.

Sólo química, aunque lo pretenda, no es una película para todos los públicos. Su director siempre ha hecho películas muy generacionales, y ésta no es diferente, por lo que creo que el principal error de esta producción es venderla como una película que le puede gustar a cualquiera. Tampoco quiere decir que a todos los adolescentes les vaya a gustar, pero estoy segura de que es esa franja en la que va a moverse la mayoría de su público.

Alfonso Albacete partía de una idea más o menos original que finalmente se ha quedado en lo mismo de siempre, en una comedia romántica para adolescentes con protagonistas jóvenes y guapos como reclamo.

La banda sonora, excesivamente indie, es sin duda lo mejor del film, y es donde da la sensación que se ha apostado más, ya que la música ha sido creada en exclusiva para la película. Siguiendo en esta línea, son para olvidar esos momentos de musical que ni aportan nada, ni quedan vistosos ni se entienden dentro de la trama.

Al fin y al cabo, Sólo química es una comedia romántica de manual sin más pretensión que la de entretener, y esto, aunque a ratos, sí lo consigue.

Calificación 1

Tomorrowland: El mundo del mañana

Tomorrowland

Me esperaba una película de acción con toques futuristas y un mundo fantástico propio de Disney. Me esperaba una aventura que me entretuviese al menos. Sin embargo, me he encontrado con una película aburrida que se hace excesivamente larga y cuyo contenido “pasteloso” al más puro estilo Disney supera a casi cualquiera de sus películas de animación.

La película se hace muy pesada durante todo su desarrollo, algo que ocurre en parte porque la verdadera historia que pretende abordar no comienza hasta los 30 minutos previos a su final. Lo que lo precede son un cúmulo de encuentros y desencuentros repetitivos que se podrían haber explicado en 15 minutos, sin necesidad de aburrir al espectador.

El factor futurista, aunque presente en ciertas cosas, no se explica de una manera novedosa e interesante, y ese mundo o espacio futuro, inspirado mucho en Disney, apenas es visible. Apenas está presente con el protagonismo que se esperaba, a pesar de que durante todo el film se hace referencia a él.

Hasta su final, más que una película mala se trataba más bien de una película aburrida, pero al ver su final, Tomorrowland ha demostrado ser un film cuyo único atractivo (literal) es George Clooney.

Calificación 2