Comedia

Cuerpo de élite

Cuerpo de élite

Avisaba que el humor vendría a base de tópicos y que, lejos de tener una gran trama, iba a centrar su objetivo en hacer reír y entretener a base de guión, efectos especiales y detalles futuristas. Es lo que prometió y Cuerpo de élite lo ha cumplido.

De nada sirve criticar que desde Ocho apellidos vascos hay un aluvión de cintas que pretenden igualar su éxito tirando de tópicos, porque es algo que es de sobra conocido y que además, en la gran mayoría de ocasiones, parte con dicho objetivo sin engañar a nadie, por lo tanto, una vez comprendido esto, podemos disponernos a disfrutar sin necesidad de analizar cuál es el tópico más recurrente o el más ofensivo. La de Joaquín Mazón es una película que entretiene y hace reír, y no necesita más porque no pretendía otra cosa. El reparto coral de la película, con un elenco cómico de excepción, unido a un guión que cumple su cometido, hacen que Cuerpo de élite sea un entretenimiento ligero para todos los públicos que, lejos de ser imprescindible, “entra” sin problemas en cualquier momento.

Esta película a base de tópicos va un poco más allá de lo ya demasiado recurrente como son el tópico vasco, el catalán y el andaluz. Cuerpo de élite nos muestra, además de lo ya mencionado, a un madrileño, una manchega, un gallego y hasta a un legionario ecuatoriano que afirma ser de Cuenca. Esta comedia de aventuras pierde un poco de fuelle en lo que a acción se refiere, aunque esto no afecta demasiado a su ritmo, ya que las distintas situaciones que vemos en la trama principal están compensadas con un buen guión y múltiples gags fáciles para mantener el hilo de comedia.

Puestos a tirar de tópicos, Cuerpo de élite toca por encima el machismo, la religión y hasta la política a través de los personajes interpretados por Carlos Areces y Joaquín Reyes, que son parte de un reparto de personajes secundarios que sobresalen, a veces, incluso más que los principales.

Calificación 3

Anuncios

El futuro ya no es lo que era

El futuro ya no es lo que era

Dani Rovira se ha ganado la admiración del público en lo que a cine de comedia se refiere, y ha obtenido, a su vez, la responsabilidad de estar siempre a la altura de lo que éste pide. Pero ésto no siempre sale bien.

Dani Rovira es Kar-El en esta mal llamada comedia que pretende hacer reír y emocionar a la vez, y no consigue ni una cosa ni la otra. El tirón que tiene Dani Rovira actualmente hará que las salas de cine se llenen, pero esto no significará qué El futuro ya no es lo que era sea una buena película.

Esta comedia dramática, que no acaba de convencer ni como comedia, ni como drama, ni como entretenimiento, quiere hacer una reflexión de la vida y la familia a través del personaje de Dani Rovira, un hombre que siente que vive en una farsa y al que todo parece salir mal. Esta reflexión que se quiere hacer es demasiado típica y superficial, apelando demasiado a la emoción fácil y previsible, lo que corta por completo el ritmo de la película.

Este drama con puntos cómicos (pocos) ha querido hacer varios guiños al espectador, algo que está bien siempre y cuando no parezca superpuesto sólo con esa intención, como es el caso, con los diversos cameos.

La película no es larga, pero se hace pesada. Algunas actuaciones son demasiado artificiales y muchas de las escenas, prescindibles. El ansia por cerrar totalmente la trama ha hecho que haya numerosas escenas finales unidas una detrás de otra, dando la sensación de que la película no va a acabar nunca y no va a dejar al espectador ni un ápice de libertad a la hora de imaginar cómo continuará la historia. Las subtramas de todos los personajes quedan demasiado cerradas como para poder pensar lo más mínimo.

La trama es aburrida, típica y previsible, y el guión deja mucho que desear. Si, al menos, hiciese reír, se podría decir que ha cumplido uno de sus propósitos, pero no es así.

Calificación 1

Quatretondeta

Quatretondeta

Quatretondeta es una película muy personal, muy de autor, un tipo de film que no captará a todos los públicos, pero tampoco lo pretende.

Pol Rodríguez debuta en el largo con esta película, que no parece una ópera prima, y un reparto digno de mención. El gran José Sacristán, que convierte en oro todo lo que toca, vuelve una vez más a merecer el aplauso con su protagonista de Quatretondeta, un viudo que quiere enterrar a su mujer en su pueblo y que tendrá que luchar contra la intención de la hija de ella (una estupenda Laia Marull), que quiere llevársela a París.

Esta comedia dramática utiliza el humor negro para hacer reír, y lo consigue a ratos. Tiene un tipo de humor complicado que no a todo el mundo puede enganchar, pero su narración y su punto cómico es bastante correcto.

Quatretondeta reflexiona sobre la importancia de la tierra de origen y la memoria, y son interesantes y emocionantes algunas partes de la trama, pero es una película que podría contarse en menos tiempo. El guión y los diálogos tienen muchas partes buenas, aunque no alcanzan a atrapar por completo al espectador, sobre todo una vez pasada la primera parte de la película, donde el ritmo va decayendo.

Calificación 3

Rumbos

Rumbos

Añadirse un apellido le ha venido muy bien a Manuela Burló Moreno, que con este cambio ha dejado atrás su poco exitosa comedia, Cómo sobrevivir a una despedida, para encontrar su camino en Rumbos, una película de historias cruzadas con comedia, drama y un reparto muy coral.

La trama se desarrolla a tiempo real durante la emisión de un programa de radio de madrugada, lo que hace que todas las escenas estén rodadas de noche, un punto especial que resalta el sentimiento de soledad que todos los personajes tienen. Apenas se entrecruzan unas historias con otras, pero hay varios nexos que hacen que ninguna se quede descolgada. Todas cuadran perfectamente entre sí, formando parte de un todo que consigue entretener, emocionar y hacer reír.

Los actores, con poca trama cada uno pero muy intensa, impresionan por sus cambios de registro y sus múltiples habilidades tanto para hacer reír como para emocionar.

La directora ha conseguido que, una película en constante movimiento y rodada dentro de distintos vehículos, no resulte agobiante ni claustrofóbica. La gran cantidad de diálogo enriquece el film, en el que los personajes, perfectamente construidos, buscan qué rumbo darle a sus vidas.

Calificación 4

Kiki, el amor se hace

TELEVISION Paco Leon director y protagonista de la pelicula Kiki el amor se hace junto a las actrices Belen Cuesta y Ana Katz

Paco León sabe hacer humor, y eso ha quedado demostrado en cada película que ha hecho. Las dos Carminas eran comedias de barrio, profundas y complejas, y con Kiki, el amor se hace ha conseguido una estupenda comedia coral tan fresca y divertida como novedosa.

Lo que hace que Paco León tenga un especial acierto en el humor es la naturalidad. Ya vimos a esa Carmina que hacía reír a carcajadas porque parecía que iba a decir lo mismo delante de una cámara que detrás de ella. Con Kiki ha querido hacer lo mismo y lo ha conseguido. Sus personajes, tan naturales dentro de situaciones poco convencionales, ayudan enormemente a la comedia. Las conversaciones dotadas de gran naturalidad y hasta un punto de cotidianidad dentro de lo tan poco cotidiano, son el punto fuerte de la película, que apoya todo su peso en unos actores que han hecho una de sus mejores películas. Desde el primer al último nombre del reparto hacen un trabajo excelente. El guión es muy bueno, y eso es lo principal en una comedia, pero León ha demostrado que en sus películas el humor también está en una mirada, en un gesto o en un simple silencio.

Las cinco historias que componen la película son interesantes y divertidas, y están muy bien equilibradas, lo que hace que sea difícil para el espectador elegir cuál es la mejor historia.

Las filias sexuales parecen el eje central de la película, pero tan sólo son un pretexto para hacer reír al espectador con uno de los temas que más risa provocan en la vida diaria: la sexualidad. El verdadero eje, el que tienen en común todas las historias, es el amor. Mirar desde un ojo libre y moderno esta película será el acierto para disfrutar de ella.

Calificación 4

El pregón

El pregón

Andreu Buenafuente y Berto Romero lo han vuelto a hacer. El pregón no es el peliculón del año, ni siquiera es una comedia con la que reírse a carcajadas, pero sí es un buen entretenimiento para aquellos que disfrutamos del humor de esta pareja artística más que consolidada.

El guión no es nada del otro mundo y la estructura es bastante básica, pero lo que pretende, que es entretener, lo consigue. Lo mejor de la película, sin duda, es la parte musical. Dudo mucho que haya alguien, con algo de sentido del humor, que no saliese del cine tras ver esta película con varias sintonías en la cabeza. Desde el “pool party time” hasta el “boom boom makes my heart”. Es en esta parte musical donde más se nota la esencia cómica que aportan Romero y Buenafuente.

El pregón es puro entretenimiento. No cuenta una historia rebuscada, ni tiene demasiados gags para provocar carcajadas, pero se hace corta. Dani de la Orden ha sabido dirigir a un elenco de actores cómicos que encuentran perfectamente su sitio en esta comedia. La relación entre dos hermanos (ex estrellas de la música) que no se hablan, y la necesidad de conseguir dinero como pregoneros de las fiestas de su pueblo, son los ejes que toma la película para elaborar un guión simple, pero correcto. Las referencias al mundo animal (demasiado bestias) constituyen uno de los puntos negativos de la película. Son bastante frecuentes, lo que hace, incluso, desagradables algunas escenas.

El pregón no pasará a la historia, pero lo que está claro es que ya sea en televisión, radio, cine, o lo que les echen, la pareja artística Berto-Buenafuente siempre da buenos resultados.

Calificación 3

Ocho apellidos catalanes

Ocho apellidos catalanes

Cuánto me gustó Ocho apellidos vascos y qué poco me han gustado los catalanes. No es nada nuevo si digo que casi todos sabíamos que esta forzadísima secuela no iba a llegar al nivel de la anterior en cuanto a calidad (en taquilla sí, por supuesto), pero quizás nos quedaba algo de esperanza, ya que continuaba con el mismo equipo. Pero no. Ocho apellidos catalanes es otro ejemplo más de que exprimir a la gallina de los huevos de oro es antónimo de calidad.

No le falla el ritmo ni el guión es malo, ni mucho menos el reparto, pero es claramente muy inferior a la anterior en lo que a comedia se refiere, y lo es porque tiene más argumento, más personajes y más presión que nunca. Ocho apellidos vascos, aunque a muchos les parezca que está sobrevalorada, es una continua carcajada. Un guión impecable hizo reír a millones de personas en todo el país, tanto en los cines como en su estreno en televisión. Pero en la secuela la fórmula falló, y aunque como comedia romántica no está demasiado mal, yo echo de menos reírme constantemente, que es lo único que iba buscando en esta secuela. Salvo en dos o tres ocasiones no pude encontrar la esencia de esos Ocho apellidos vascos que cautivaron a tanta gente.

Ésta es una película entretenida, pero no va más allá de eso. Los nuevos personajes que se incorporan (todos grandes actores cómicos) parece que no acaban de cuajar, y son Karra Elejalde y Carmen Machi quienes levantan la película. Su trama es sin duda lo mejor del film, lo que más recuerda al anterior y por lo que vale la pena ver esta secuela.

Calificación 2

Mi gran noche

Mi gran noche

Mi gran noche es la nueva película de Álex de la Iglesia, y solamente partiendo de eso ya está obligada a ser, cuanto menos, diferente. Un plató de televisión en el que se graba un especial de Nochevieja es el escenario propuesto esta vez por el director bilbaíno, donde acontecen una serie de tramas, a cada cual más loca, acompañadas de un ritmo trepidante que no da descanso alguno al espectador.

Aunque le falta el punto negro y bestia que suelen tener las películas de De la Iglesia, Mi gran noche es una comedia absoluta que entretiene y hace reír. Tiene muchas tramas sin que ninguna de ellas se imponga como central y muchos personajes sin que sepamos exactamente quién es el protagonista. Eso es lo que hace que esta alocada comedia se convierta en un caos de ritmo descontrolado.

La técnica ayuda perfectamente a conseguir lo que el director de El día de la Bestia quiere, y la cámara en movimiento y las escenas llenas de gente provocan esa sensación de caos que se pretende. El apartado musical, realmente presente en el film, está enfocado casi siempre a la risa, y aunque da un respiro al espectador, no lo pierde.

Mi gran noche contaba con el atractivo inicial de volver a ver a Raphael en la gran pantalla, y desde luego no decepciona, ya que el cantante puede reírse de sí mismo y de su etiqueta de icono de la canción casposa a través del personaje de Alphonso, un hombre cínico retratado como el malvado Darth Vader.

Todos los personajes que componen la película aportan algo, pero en esa dinámica de evitar protagonismos se comete el error de no dar más importancia al magnífico personaje de Adanne, interpretado excepcionalmente por Mario Casas y a través del cual se hace una burla a los iconos musicales actuales.

Como viene siendo costumbre en las películas de Álex de la Iglesia, la crítica a diversos aspectos de la sociedad española está muy presente, pero en ésta se ha querido criticar demasiadas cosas, de modo que se ha pasado por encima de muchos temas, sin profundizar demasiado. Desde la corrupción, el desempleo y las condiciones precarias de trabajo hasta la industria televisiva. Nada se salva en las películas del bilbaíno.

Calificación 4

Pos eso

Pos eso

Pos eso quiere ser innovadora, compleja, divertida y crítica. Es una película que quiere ser demasiadas cosas en poco tiempo.

Pos eso es una animación hecha por stop motion que está muy bien elaborada, tanto en su fotografía como en sus decorados y personajes de plastilina. Pretende unir varias historias que se entrelazan a medida que transcurre la trama, pero tiene su mejor y más interesante baza en la crítica sin pudor a la telebasura, la prensa rosa y el mundo de la farándula en España.

Elige la comedia con toques de terror y gore para potenciar su más que correcto trabajo en stop motion. Tiene más de un punto gracioso y acierta al recrear personalidades reales y de ficción hechas de plastilina, obligando al espectador a estar pendiente de los nuevos personajes que aparecen. Sin embargo, la trama central con sus constantes guiños a El exorcista parece que no acaba de encajar y pasa a ser lo más prescindible de la película.

Calificación 3

Anacleto, agente secreto

Anacleto, agente secreto

Divertida y trepidante de principio a fin, Anacleto, agente secreto es una de las mejores películas de acción españolas que se han hecho en los últimos tiempos.

El film comienza fuerte y no decae en ningún momento. Mantiene siempre un ritmo perfecto para una historia a la que ni falta ni sobra nada. Humor y acción a partes iguales para conseguir una película redonda y un magnifico tributo a un tebeo 100% español.

La dirección es exquisita, y la selección de casting aún más. Anacleto, agente secreto parece totalmente hecha para Imanol Arias y Quim Gutiérrez, Anacleto y Adolfo, quienes hacen una fantástica pareja padre-hijo.

Con un guión perfecto y lleno de gags y unos personajes realmente logrados, la película de Javier Ruiz Caldera consigue ser divertida durante todo su recorrido, y con actores secundarios como Berto Romero o Carlos Areces, incentiva aún más el punto humorístico.

Calificación 5