festival de málaga

La punta del iceberg

La punta del iceberg

La punta del iceberg es lenta y predecible, y este último término no llega a ser correcto, ya que casi todo lo que se explica al principio de la película es la resolución, por así decirlo, de la historia. La trama está clara desde el principio y no hay nada en ella que intente sorprender o impactar al espectador a lo largo de la película, lo que hace que ésta resulte lenta y pesada.

A pesar de que Maribel Verdú se echa el peso de la película a la espalda, los personajes tienen poco fondo y ninguno tiene un perfil destacado o llamativo. La película trata un tema interesante, como es el abuso laboral, que es necesario contar en la ficción porque cada vez es más común en la realidad, pero en este caso no se ha conseguido el objetivo esperado. El guión, con pocas cosas llamativas, destaca por el cinismo con el que se trata el suicidio, lo que rebaja en cierto modo la lentitud del film.

Calificación 1

Anuncios

Toro

Toro

Las grandes producciones españolas participadas por los principales grupos de comunicación del país siempre tienen un hándicap, la responsabilidad. Toro ha sido anunciada a bombo y platillo, lo que la ha hecho convertirse en una de las películas españolas más esperadas del año. La expectación era grande, el reparto inmejorable y el tráiler apuntaba maneras, pero todo ello jugó en contra del segundo largometraje de Kike Maíllo.

Mucha acción, violencia, persecuciones y un ambiente que recuerda a las películas sobre la mafia son los elementos destacados de Toro, una película en la que Mario Casas vuelve a plantarle cara a aquellos que siguen viendo en él al icono adolescente. Casas, que ya ha demostrado en múltiples ocasiones lo capacitado que está, tanto para el drama como para la comedia, hace un magnífico trabajo dando vida al personaje más complejo del film de Maíllo.

Toro tiene detalles dignos de destacar, un escenario ciudado y un cierre bastante bueno, pero se deja llevar por la acción y descuida mucho el guión. Predecible en muchas ocasiones, da la sensación de que la historia podría haberse contado en mucho menos tiempo, lo que haría que no resultase, a veces, algo larga.

Después de tocar la ciencia ficción de manera excelente en Eva, Kike Maíllo ha demostrado, en su corta trayectoria, ser un director capaz de abordar distintos géneros de forma muy correcta.

Calificación 3

A cambio de nada (Festival de Málaga)

A cambio de nada

Muy sencilla y a la vez muy profunda. Muy correcta.

Daniel Guzmán se inicia como director en el cine de manera brillante. Después de muchos años ha conseguido sacar adelante la película que quería hacer, en la que habla de él mismo y de su vida, algo que le ha valido cuatro premios en el Festival de Cine de Málaga, entre ellos el de Mejor Película y Mejor Dirección.

No hay demasiado riesgo en sus formas, pero hay una gran historia que llega de verdad. Lo que se cuenta tiene mucha verdad, y las interpretaciones son todas muy buenas, algo que ayuda. Es un drama que cuenta algunas de las cosas más dramáticas que pueden pasar, pero incorpora elementos o puntos de humor muy naturales y acertados que dan un descanso al espectador.

A cambio de nada es una película que se disfruta, tiene un buen ritmo, buen guión y una muy buena construcción de personajes. Los dos niños protagonistas tienen el encanto de una juventud rebelde que se mueve por impulsos y busca su lugar en el mundo, y ese encanto reside en las diferencias entre ambos, pero el personaje estrella, sin duda, es esa mujer de 92 años que comparte apellido con el director (Antonia, su abuela), que hace reír y emociona casi al mismo tiempo.
Calificación 4

 

El país del miedo (Festival de Málaga)

El país del miedo

Interesante propuesta e interesante reflexión la que plantea sobre el miedo, pero hay elementos y personajes en la historia que carecen de sentido.

El país del miedo, tal y como su propio director cuenta, no es una película sobre acoso escolar, sino una reflexión sobre el miedo y los problemas que éste causa en la sociedad. Cuenta la historia de un padre que ve como una niña roba y humilla a su hijo en el colegio. Éste quiere hacer algo, pero acaba cayendo en su juego.

A pesar de la interesante propuesta inicial, la película se hace larga y pesada. Al partir de una novela, parece que los hechos se cuentan precipitadamente y no deja captar la esencia de la historia, sus antecedentes y sus consecuencias, que en un tema como el que aborda son fundamentales.

Con algunas buenas y regulares interpretaciones, la construcción de los personajes deja mucho que desear, probablemente por el mismo motivo, el hecho de estar basada en una novela.

La trama en sí no acaba de convencer. Se incide mucho en que el lector aprecie el miedo que los personajes sienten, sin embargo, esa insistencia sólo lleva a que al espectador le parezca que ve lo mismo una y otra vez, con distintos actos pero al fin y al cabo, la misma historia, repetida con el objetivo de hacer hincapié en ese miedo.

Calificación 2

Matar el tiempo (Festival de Málaga)

Matar el tiempo

Matar el tiempo pretende ser un thriller, pero no consigue intrigar y carece de suspense.

Esta película quiere hacer una reflexión sobre la implicación de las personas en los problemas ajenos y el peligro de las nuevas tecnologías, y para ello, cuenta la historia de un auditor americano (Ben Temple) que contrata por internet los servicios de una prostituta (Esther Méndez) a la cual unos individuos (Yon González y Aitor Luna) asaltan en su casa para pedirle algo. El protagonista, que lo ve todo a través de la webcam de ella, tendrá que decidir si implicarse o quedarse al margen.

Con personajes a medio explicar y tramas que ni se entienden ni aportan nada al desarrollo de la película, Matar el tiempo es una producción muy deficiente en cuanto a lo que se propone. Es excesivamente lenta y desespera ver cómo un buen planteamiento resulta aburrido a la hora de trasladarlo a la pantalla.

La trama es original e interesante, así como el hecho de que gran parte de la película transcurra a través de una webcam, algo que ya pudimos ver en Open Windows, aunque de un modo bastante diferente. Sin embargo, ni siquiera la originalidad de la trama consigue compensar la lentitud del film.
Calificación 1

Todo el mundo lo sabe (Festival de Málaga)

Todo el mundo lo sabe

Comencé a ver la película y creí que era lenta, hasta que me di cuenta de que realmente no iba a pasar nada.

Todo el mundo lo sabe es una película de secuencias larguísimas con diálogos eternos que para colmo se acentúan con un exceso de planos detalle, lo que hace que ésta sea una de las películas más aburridas que he podido ver. Si en vez de una sala de cine la hubiese visto en mi casa, probablemente no hubiese aguantado más de 15 minutos.

En cuanto a planos, hay demasiados contrastes. Se pasa de planos detalle a planos generales de una forma tan brusca que agobia a quien la ve. No hay apenas variedad de ellos, y eso, con los diálogos tan largos, hace que cueste mucho seguir la película.

Es original la estructura elegida, claramente diferente a todo lo que vemos, ya que lo único que compone la película son diálogos y planos detalle. Las interpretaciones son realmente buenas, sin embargo, la elección del modo de narración con esos diálogos interminables creo que no es la adecuada para contar un tema tan complicado y actual como la corrupción.

También hay que tener en cuenta a la hora de valorarla que esta película no estaba pensada para divulgación comercial y su presupuesto es bastante reducido, sin embargo, pocas cosas justifican que una película sea aburrida.

Calificación 1

Sicarivs: La noche y el silencio (Festival de Málaga)

Víctor Clavijo en 'Sicarivs'

Oscura, atrevida y brillante.

Sólo una noche le hace falta a Javier Muñoz para contar Sicarivs, la historia de un asesino a sueldo protagonizada por un insuperable Víctor Clavijo.

La historia, original y arriesgada, está contada prácticamente con voz en off de su protagonista, que acompañada con una mirada que lo transmite todo, le da un toque mágico. La mayor magia del film se encuentra en la aparente sencillez, en la figura de un sicario como nunca hubiésemos imaginado. Un asesino a sueldo español, normal, un tipo del que no esperábamos que tuviese escrúpulos y con el que se es capaz de empatizar a pesar de todo.

El hecho de que la película transcurra en una sola noche y con un sólo protagonista obliga a una estricta narración cronológica que no da lugar a demasiada intriga, llegando a ser ligeramente previsible. Sin embargo, el ritmo de la historia te atrapa por completo, sin darte ni un sólo descanso para bajar la guardia, y la incorporación de un flashback dividido a lo largo del film permite adentrarse aún más en la compleja y oscura mente de su protagonista.

Calificación 5

Los héroes del mal (Festival de Málaga)

Los héroes del mal

Trío protagonista inmejorable, le da a la película casi todo lo que necesita.

Jorge Clemente, Emilio Palacios y Beatriz Medina forman el trío protagonista de esta película de Zoe Berriatua, producida, entre otros, por Álex de la Iglesia. Los héroes del mal habla de bullying, de soledad, de amistad, de adolescencia, de amor, desamor y de necesidad de venganza, diversión y cariño.

El personaje que hace Jorge Clemente tiene tantas cosas que contar, es tan complejo todo lo que hay dentro de su cabeza, que solamente por ese personaje y por la manera espectacular en la que el actor lo interpreta, ya merece la pena ver la película.

A pesar de estas grandes interpretaciones, también aparecen personajes sobreactuados que restan credibilidad a esas situaciones que tanta verdad desprenden. Por suerte, es algo que se contrarresta perfectamente con otras interpretaciones y un uso magnífico y muy apropiado de la banda sonora, que ayuda al espectador a introducirse más en la trama y a sentir como el director pretende que éste sienta.

Se trata de una película muy dura, violenta en casi todo su desarrollo, pero necesaria. Pocas veces actores tan jóvenes han interpretado así de bien a personajes tan duros psicológicamente.

Calificación 3

Hablar (Festival de Málaga)

Novedosa, original, con un enfoque personal y llamativo.

Hablar es una maravillosa crítica a todo y a todos rodada en un sólo plano de continuidad, y éste, a diferencia de la ganadora del Oscar, Birdman, un plano secuencia de verdad, sin cortes.

HablarHablar, de Joaquín Oristrell, está llena de reflexiones, sobre los distintos problemas de nuestro país y sobre el lenguaje, la comunicación y las relaciones entre las personas. Desde temas sensibles como el maltrato, la explotación laboral, la pobreza o la corrupción hasta los que podemos creer más banales como la adicción al porno tienen cabida en esta película, que con un elenco casi inmejorable cuenta pequeñas historias que acontecen en las calles de Lavapiés, desde una parada de metro hasta la puerta de un teatro.

Pocas cosas hay en este país que nos provoquen la carcajada más que la dramatización cotidiana. Hablar se adentra en los problemas más internos de sus personajes para ofrecer, en muchas ocasiones, un toque de humor, y en otras, el más profundo dolor, un dolor que se acentúa por la veracidad de los hechos y su más que posible extrapolación a la realidad.

Calificación 5

10.000 km

10.000 km

Ganadora de la biznaga de plata a mejor película en el Festival de Málaga y preseleccionada como película española para mandar a los Oscar (al final eligieron a Vivir es fácil con los ojos cerrados), ya pintaba bien desde un principio, pero nunca esperé que tanto. Normalmente no coincido con la gente que da los premios, siempre me gustan más las otras nominadas o incluso las que no nominan, pero en este caso, 10.000 km se merecía la biznaga de plata del Festival de Málaga con mucha ventaja.

La película de Carlos Marqués-Marcet cuenta la historia de una pareja que tiene que separarse geográficamente por motivos laborales. Natalia Tena y David Verdaguer son los protagonistas y únicos personajes de este film, pero no hace falta más. Muchas películas de tan sólo dos personajes (Ayer no termina nunca, de Isabel Coixet) pueden resultar pesadas a medida que va avanzando la trama, pero 10.000 km es diferente, te envuelve de tal forma que no te suelta hasta el final.

Marqués-Marcet nos muestra a una pareja que lleva 7 años junta, y de forma exquisita refleja la cotidianidad de una relación, las necesidades de cada uno y el duro trance de echarse de menos. La química entre los dos actores es desbordante, es tan fácil creer lo que están interpretando que cuesta no verse reflejado en muchas de las escenas.

Espacios pequeños y dos únicos escenarios, Barcelona y Los Ángeles. Gran parte de la película transcurre a través de una pantalla de ordenador, pero eso es algo que sólo acentúa lo verdaderamente importante, la relación de los personajes y su evolución.

El director sin duda ha conseguido su objetivo, que el espectador sienta con los personajes. El humor cotidiano que no busca hacer reír pero lo consigue, las miradas, sonrisas y silencios a través de una pantalla de ordenador que transmiten más que cualquier palabra, en definitiva, una película con pocos elementos de espectacularización, hecha enteramente para sentir.

¿Puede sobrevivir una pareja a la distancia?, la eterna pregunta.

Calificación 5